Diseñadora de…

La esencia del teatro(para resumir en una palabra a las artes escénicas) es que es vivo y en vivo. La luz es el elemento que unifica la puesta en escena además de enfatizar y señalar la emoción y el significado completo de la obra para el espectador.

Para mi el proceso de diseñar iluminación consiste en hacerme varias preguntas constantemente, pensar en qué sensaciones me genera la pieza u obra que voy a iluminar, recordar, investigar, recolectar pistas para luego estudiarlas, observar ensayos, imaginar e imaginar hasta llegar a un punto introspectivo en el diálogo conmigo a la par del diálogo con el director. En palabras de Richard Pilbrow Imaginar ó concebir una visión y trabajar para hacerla realidad. 

Gracias a la tecnología y el gran desarrollo que ésta ha tenido a lo largo de los últimos años, hemos podido tener mayores herramientas para manipular la luz en el escenario. Es decir,  aprovechar al máximo el poder visual y emocional que aporta la iluminación. Aplicarle un poco de esto a la escena para acompañar e influenciar la acción con todo el potencial dramático que tiene. La chispa adecuada de estos elementos en el espacio escénico habitado por el actor(ó bailarín, cantante de ópera, etc) y estaremos creando un teatro vivo y alucinante… ó al menos, intentándolo. 

Básicamente, ese es mi trabajo. Algo así como pintar (parecido al trabajo de Rothko, Van Gogh ó Da Vinci, sin agraviar a mis ídolos) en tridimensional, tomando en cuenta todo lo anterior. Diseñadora de iluminación. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.